Vivimos en una época donde, prácticamente, todas las niñas con tendencia a engordar tienen sobrepeso. Son niñas que, desde muy chiquitinas, empiezan a acumular exceso de grasa, ya que tienen una estructura corporal que muestra facilidad para engordar. Pero no nos engañemos, esto sucede por los hábitos alimentarios que reinan actualmente en nuestra sociedad.

Es una lotería. Todas las niñas están bajo el influjo de las aberraciones alimentarias de la actualidad, pero solo las que tienen una estructura corporal endomorfa desarrollan sobrepeso. El resto se mantiene, aparentemente, inmune a la gordura. Digo aparentemente, porque a pesar de que por fuera no se les note afección alguna, por dentro el organismo puede acusar los excesos.

Os invito a adentraros en esta reflexión sobre el sobrepeso,  para entender de una manera global este fenómeno tan extendido en occidente.

 

Definición de sobrepeso

 

Se habla de sobrepeso cuando tenemos un exceso de grasa corporal. La acumulación de grasa excesiva puede llegar a ser dañina para la salud. Habitualmente se usa el índice de masa corporal (IMC) para saber si estamos en nuestro peso ideal o no.

Nos referimos a obesidad cuando es un gran exceso de grasa corporal, mientras que el sobrepeso hace referencia a un menor exceso de grasa.

 

sobrepeso infantil

Causas del sobrepeso

 

Si nos basamos en las causas más concretas y tangibles del sobrepeso, podemos decir que el exceso de grasa se produce porque ingerimos más calorías de las que necesitamos. Es decir, al cuerpo le damos más energía de la que quema, y el sobrante lo acumula en forma de grasa.

Si esto sucede muy de vez en cuando, apenas notamos ningún efecto. Pero, normalmente, suele suceder día sí y día también. De hecho, desde que las niñas son muy pequeñas, comienzan a sufrir el bombardeo de las calorías excesivas.

 

Teoría de los somatotipos

 

Entonces, ¿por qué no afecta igual a todas las personas si la mayoría sufren la misma realidad alimentaria?

Hoy en día se considera válida la aportación hecha por el psicólogo William Herbert Sheldon, el cual, dicho a grandes rasgos, clasifica a todas las personas entre tres tipos de estructura corporal o somatotipos: ectomorfas, mesomorfas y endomorfas.

 

  • Ectomorfas: son las personas delgadas, que no acumulan grasa ni tampoco músculo. Tienen un metabolismo acelerado que les ayuda a consumir todas las calorías que ingieren.

 

  • Mesomorfas: tienen un metabolismo promedio que les ayuda a mantener bajos niveles de grasa pero que, en cambio, les facilita la ganancia muscular. Suelen ser personas atléticas.

 

  • Endomorfas: su metabolismo lento les facilita la ganancia de grasa. Suelen ser personas corpulentas y con facilidad para el sobrepeso.

 

 

Estructura corporal endomorfa

 

Hemos visto que las personas con la estructura endomorfa son las que suelen tener facilidad para engordar y, por lo tanto, acostumbran a ser la población con mayor sobrepeso. Pero, ¿qué les hace propensos a ganar grasa tan fácilmente?

Durante décadas se pensó que las grasas eran el mayor enemigo de la gordura. Se hicieron muchas campañas para concienciar a la población de que se tenía que reducir su consumo. Pero, con el paso de los años y a la luz de las nuevas investigaciones, se vio que el verdadero enemigo de las obesas era el azúcar.

 

Más sobre las endomorfas

 

Cuando tomamos carbohidratos, el nivel de azúcar en sangre aumenta, y el cuerpo segrega insulina para hacer que dicho nivel de azúcar baje a sus números habituales. Es un mecanismo fisiológico que tenemos todas. Lo que diferencia a las endomorfas de los otros somatotipos, es que necesitan más insulina para bajar la misma cantidad de nivel de azúcar. Es decir, su cuerpo no es tan eficiente en la gestión del azúcar, y necesita más insulina para hacer el mismo trabajo.

Este hecho es crucial, porque mientras el cuerpo está usando la insulina para bajar el azúcar en sangre, la quema de grasas se bloquea. Esto quiere decir, que las endomorfas pasan menos tiempo quemando grasas durante el día que las ectomorfas o las mesomorfas.

 

Aberraciones alimentarias

 

Justo cuando nos acostumbramos a mantener a raya la ingesta de grasas, la ciencia empezó a decir que el verdadero problema era la ingesta de azúcares. Nos cogió de sorpresa, y aún seguimos intentando asimilarlo sin grandes éxitos.

Es una pasada lo fácil que es ingerir más calorías de las que necesitamos, en forma de azúcares. Por poner un ejemplo, los cereales para niñas son una bomba de azúcar y calorías. Cada vez que una niña desayuna cereales, su cuerpo segrega un montón de insulina para controlar tal subidón de azúcar, y si tiene la «mala suerte» de tener el somatotipo endomorfo, acumulará grasa cada vez que desayuna cereales.

Es solo un ejemplo de cómo «cebamos» de azúcares a las niñas diariamente desde muy pronto.

 

¿Cuánta gente tiene sobrepeso?

 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en el 2016 casi el 40% de la población mundial adulta, mayor de 18 años, tenía sobrepeso. Y, en las últimas cuatro décadas, la incidencia del sobrepeso mundial se ha triplicado.

Son datos que ayudan a entender lo extendido que está el problema del sobrepeso a nivel mundial, y de que no hace más que empeorar década tras década.

 

 

Efectos psicológicos del sobrepeso

 

Baja autoestima

 

En nuestra sociedad es duro tener sobrepeso. Las personas que lo hemos tenido desde muy jóvenes, sabemos que es una losa que puede  minar la autoestima de una manera considerable.

La adolescencia suele ser una primera «ostia de realidad» donde comienzan (o se recrudecen) los insultos, los rechazos, etc. Cada vez que sientes un rechazo por tu cuerpo, es una zancadilla a la autoestima. Como si el chasis que sostiene la autoestima fuera defectuoso.

 

Dificultad para relacionarse

 

La baja autoestima está íntimamente relacionada con la manera que tenemos de relacionarnos. Cuantas más inseguridades tenemos, más probabilidad pensamos tener de que nos rechacen o más ansiedad sintamos, estamos menos receptivos y nos abrimos menos a las nuevas relaciones. Nos arriesgamos menos por el miedo al rechazo, y la iniciativa brilla por su ausencia.

La adolescencia es la época donde empieza el interés sexoafectivo por otras personas, y es aquí donde surgen las primeras frustraciones. El camino de la maduración puede tornarse complicado debido a la mencionada dificultad de relacionarse.

 

Autoconcepto negativo

 

Todo lo dicho hasta ahora provoca que nos sintamos diferentes, excluidas y rechazadas. Nos creemos que algo no está bien en nosotras y que no valemos lo mismo que las demás personas. La propia valía se pone en entredicho.

No aceptamos nuestro cuerpo. Lo vivimos como algo que nos entorpece y nos limita en la vida, pero al mismo tiempo, no somos capaces de cambiarlo. Nos sentimos atrapadas en un cuerpo que ni nos gusta, ni nos ayuda en nuestro proceso de convertirnos en adultas.

 

 

Tratamiento del sobrepeso

 

 

¿Por qué le cuesta tanto bajar de peso a la persona que tiene sobrepeso? Sabemos que para bajar de peso es suficiente con ingerir menos calorías de las que necesitamos, pero aún y así, se hace muy difícil llevarlo a cabo.

Como hemos visto, normalmente, el sobrepeso se va generando desde la infancia y nos sigue acompañando durante la adolescencia. En todo este tiempo, afecta de una y mil maneras en nuestra psique, y tiene profundas implicaciones. Podemos decir que nos adaptamos psicológicamente al sobrepeso mediante un sinfín de creencias, autovaloraciones, emociones, etc.

Nos cuesta perder peso y mantenernos como queremos, porque el sobrepeso implica ciertas emociones, ideas y comportamientos. Hay que trabajar todas ellas para que no ejerzan de freno en nuestra intentona de modular el físico. Y la psicoterapia es la manera más eficaz que conozco para ir viendo qué se esconde detrás de cada caso de sobrepeso y cómo podemos superarlo.

 

Conclusiones

 

 

El sobrepeso no es un problema que se genere de un día para otro. Comienza su andadura en los primeros años de las niñas y va empeorando con el paso de los años. Aún no somos conscientes del exceso de azúcar y calorías que ingieren las niñas habitualmente, y que son el germen del sobrepeso, o en casos más graves, de la obesidad.

Aunque la mayoría de las niñas ingieren la misma cantidad de exceso de calorías, no a todas les afecta igual. La estructura corporal o somatotipo tiene mucho que ver en esto. Normalmente, solo les afecta de una manera directa a las niñas con facilidad para acumular grasa, es decir, a las endomorfas.

 

Más conclusiones

 

Tras décadas de avisarnos sobre las maldades de las grasas, la ciencia ha comprobado que los azúcares tienen mucho mayor impacto en el problema mundial de la gordura. Año tras año, cada vez hay más personas con sobrepeso en el mundo, y ya son alrededor del 40% de la población total.

La psicoterapia ayuda a tratar y elaborar los factores emocionales, cognitivos y comportamentales que se asocian al sobrepeso, y facilita la recuperación de la autoestima.

 

 

 

Nota:  El artículo está escrito íntegramente en femenino para evitar el uso del lenguaje excluyente. He valorado otras opciones, pero creo que esta es la que más legible hace el texto. En todos los artículos que publicaré en este blog utilizaré el lenguaje inclusivo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Powered by WhatsApp Chat

× Hola